Una consulta popular elegirá en Lucena la ubicación del monumento a las víctimas del covid

26 Nov 21 | Mamen Beato, Patrimonio Histórico

El Ayuntamiento, tras invitar a participar a artistas locales, elige como escultura a realizar la propuesta por Francisco Javier López del Espino

Una consulta popular decidirá la ubicación del monumento que la ciudad de Lucena dedicará al recuerdo de las personas fallecidas por la pandemia de covid-19 y como homenaje a todas las personas que, de forma profesional o de manera voluntaria, han contribuido a controlar en la ciudad los efectos de la crisis sanitaria.

La concejala de Patrimonio Histórico-Artístico, Mamen Beato, ha explicado este viernes que la comisión municipal creada por el Pleno para abordar este tema, acaba de elegir la propuesta de monumento presentada por el escultor Francisco Javier López del Espino, un conjunto monumental de 3 metros de alto por 2,10 metros de ancho y profundidad, que tendrá en unas manos de bronce patinado y unos rectángulos de acero con terminación oxidada, que simbolizan el mundo, como elementos principales.

Beato ha explicado que en los últimos meses el Consistorio ha contactado con diferentes artistas locales para invitarlos a presentar sus bocetos. Finalmente, entre los tres entregados, la comisión se ha decantado por la idea de López del Espino, que dispone ahora de seis meses para la ejecución del monumento y un presupuesto económico de 17.629 euros.

El Ayuntamiento de Lucena aprovechará ese periodo de modelado del monumento para designar su ubicación en el casco urbano de la ciudad. En una primera instancia, será la junta de portavoces municipal la que hará una primera criba entre los posibles espacios, debiendo aportar dos localizaciones, que se sumarán a una tercera, propuesta por el propio escultor.

Entre la terna de espacios ofertados, corresponderá finalmente a la ciudadanía decidir la ubicación a través de una consulta popular. En este sentido, la concejala lucentina ha avanzado que “si bien se estudiarán opciones tanto en el centro histórico como en los barrios nuevos de la ciudad, hay que tener en cuenta las dimensiones del monumento para elegir bien su lugar de instalación, que no desentone con el entorno y que asegure su vistosidad”.

Con toda probabilidad, la consulta popular se pondrá en marcha en las primeras semanas del nuevo año, mientras que se baraja el inicio del verano como fecha para inaugurar el monumento que está llamado a dejar constancia para siempre en Lucena de una pandemia difícil de borrar del recuerdo colectivo de la ciudad.

Una consulta popular decidirá la ubicación del monumento que la ciudad de Lucena dedicará al recuerdo de las personas fallecidas por la pandemia de covid-19 y como homenaje a todas las personas que, de forma profesional o de manera voluntaria, han contribuido a controlar en la ciudad los efectos de la crisis sanitaria.

La concejala de Patrimonio Histórico-Artístico, Mamen Beato, ha explicado este viernes que la comisión municipal creada por el Pleno para abordar este tema, acaba de elegir la propuesta de monumento presentada por el escultor Francisco Javier López del Espino, un conjunto monumental de 3 metros de alto por 2,10 metros de ancho y profundidad, que tendrá en unas manos de bronce patinado y unos rectángulos de acero con terminación oxidada, que simbolizan el mundo, como elementos principales.

Beato ha explicado que en los últimos meses el Consistorio ha contactado con diferentes artistas locales para invitarlos a presentar sus bocetos. Finalmente, entre los tres entregados, la comisión se ha decantado por la idea de López del Espino, que dispone ahora de seis meses para la ejecución del monumento y un presupuesto económico de 17.629 euros.

El Ayuntamiento de Lucena aprovechará ese periodo de modelado del monumento para designar su ubicación en el casco urbano de la ciudad. En una primera instancia, será la junta de portavoces municipal la que hará una primera criba entre los posibles espacios, debiendo aportar dos localizaciones, que se sumarán a una tercera, propuesta por el propio escultor.

Entre la terna de espacios ofertados, corresponderá finalmente a la ciudadanía decidir la ubicación a través de una consulta popular. En este sentido, la concejala lucentina ha avanzado que “si bien se estudiarán opciones tanto en el centro histórico como en los barrios nuevos de la ciudad, hay que tener en cuenta las dimensiones del monumento para elegir bien su lugar de instalación, que no desentone con el entorno y que asegure su vistosidad”.

Con toda probabilidad, la consulta popular se pondrá en marcha en las primeras semanas del nuevo año, mientras que se baraja el inicio del verano como fecha para inaugurar el monumento que está llamado a dejar constancia para siempre en Lucena de una pandemia difícil de borrar del recuerdo colectivo de la ciudad.